En 1956 fue contratado por el señor Cámara, Delegado del Generalísimo Trujillo, para formar la Escuela de Artes Gráficas en la República Dominicana.

A los pocos meses regresó a España y reabrió su taller madrileño. Muy pronto recibió encargos del coleccionista Bartolomé March Servera.

En 1982 vendió su taller al Ayuntamiento de Madrid, quedando sus hierros y ruedas bajo la custodia de la Sección de Encuadernación de Artes Gráficas Municipales.

Destacó tanto por sus suntuosas encuadernaciones como por sus magníficos papeles pintados. En 1992 el Centro Cultural Conde Duque dedicó una exposición monográfica a sus papeles de aguas.

Condecoraciones concedidas a Antolín Palomino Olalla:

  • Segunda Medalla en la Exposición Nacional de Artes Decorativas (1949)
  • Cruz de Caballero de Isabel la Católica (1959)
  • Encomienda al Mérito Civil (1965)
  • Encomienda de Isabel la Católica (1968)
  • Medalla de Oro del Trabajo (1975)
  • Medalla de Oro al Mérito en la Artesanía, del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid y la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid (1980)
  • Medalla de Oro de Bellas Artes (1986)